60 músicos venezolanos buscan salir a flote en Ecuador Destacado

El éxodo por la aguda crisis social y económica de Venezuela no cesa. Si bien en los últimos meses han salido del hermano país profesionales de diversas áreas –médicos, abogados, tecnólogos, obreros, enfermeras, etc- esta vez les llegó el turno a jóvenes músicos de talento y oficio.

El país llanero tiene, desde hace más de 40 años, una de las mejores Escuelas de Música de América Latina, bajo la batuta del insigne maestro José Antonio Abreu, quien creó, con una honda visión social, miles de escuelas de música para niños y jóvenes en los 24 Estados, en especial para los chicos de escasos recursos.

Ahora, con la mano solidaria de la Orquesta Joven del Ecuador, que dirige el maestro brasileño, Diego Carneiro, tres talentosos jóvenes de Venezuela (otros están por llegar al país), cuyas edades están entre los 12 a los 21 años, se integran a esta Orquesta para seguir en su oficio vital y mejorar su calidad de vida en Ecuador.

La Orquesta Joven del Ecuador es un programa de formación musical que prepara jóvenes talentos. Los integrantes son de Quito, y de provincias como, Esmeraldas, Manabí, El Oro, Tungurahua, Loja, así como de Colombia, Venezuela, Cuba y Brasil. Esta Orquesta se convierte en un espacio que incentiva la diversidad y la integración cultural a través de la música. Por su trayectoria y el concepto que se maneja, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y otras organizaciones respaldan el proyecto del Maestro Carneiro.

Nuevos integrantes de la Orquesta

Kassandra Vielma, violinista de 20 años, de la ciudad de Barinas (el Estado lleva el mismo nombre, en los llano de Venezuela); Gerardo Tandioy, contrabajista del sureño Estado de Trujillo, en Los Andes del país; y Arturo Luis Rodríguez Colina, violinista de 12 años, de Valencia.

Su padre, Rafael Arturo Rodríguez, es abogado y administrador de Empresas y desde el 2015 reside, con la familia, en Manta. Por ello, sufrieron el terremoto del año 2016. Rafael Arturo habló en nombre de su hijo, porque él es muy pequeño.

Kassandra y Gerardo viven en Quito y con Rafael Arturo coinciden en que los músicos de su país, resaltan su talento: son alrededor de 60, quienes viven en Guayaquil, Cuenca, Quito y Manta.

Quito, la luz, las montañas

Kassandra Vielma es elocuente y entusiasta. Desde el comienzo, Quito le asombró por sus colores y matices: desde el legendario Centro Colonial y sus iglesias de piedra y pan de oro, hasta la ciudad moderna y cosmopolita del norte. Pero, sobre todo, le agradó la calidez de la gente y el afán de apoyo que siente.

Vielma fue violinista principal de la Orquesta Francisco de Miranda. Las otras son: Simón Bolívar, Teresa Carreño, y la Orquesta Sinfónica de Caracas.

Llegó hace solo tres semanas a Quito. Su destino era Lima, donde le ofrecieron trabajo en la Orquesta Sinfónica. Sin embargo, Pamela Muñoz , una amiga violinista, quien reside en Quito desde hace tres años, y trabaja en la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador, le brindó todo el apoyo.

Kassandra no piensa regresar a su país hasta que la situación social y económica mejore. Imposible –dice- al evocar que ganaba 60 mil bolívares (menos de USD 10) en la Orquesta Francisco de Miranda, y por el alquiler de un cuarto, con baño y cocina, en Caracas, pagaba 50 mil. “Trabajaba para medio comer; solo un dato que sorprende: un pollo cuesta un millón de bolívares”.

En Caracas vivía con su hermana, Luisana, de 19 años, flautista de la Banda Sinfónica de Vientos, parte del Conservatorio Simón Bolívar. Las dos hermanas, ante la difícil situación, retornaron a Barinas, donde su padre, Elvis Vielma, también músico, fue su maestro principal.

Le causó mucho dolor dejar en Caracas la Academia Latinoamericana de Violín, muy reconocida, donde perfeccionaba sus clases.

Aquí, como parte del programa de la Orquesta Joven del Ecuador, Kassandra, al igual que los otros integrantes, ofrece clases particulares de su instrumento en el Instituto Brasileño-Ecuatoriano de Cultura. Dejó su trabajó agotador: vendía chocolates en un centro comercial. Mas, el llamado del violín siempre fue más fuerte.

Al igual que Gerardo, su colega músico, tuvo contacto con la Orquesta Joven del Ecuador por un anuncio de Audiciones que leyeron en la Orquesta Sinfónica Nacional.

La música, una conexión espiritual

Gerardo Tandioy se formó como músico en un Núcleo de Boconó desde los 13 años. Para él, “el arte reivindica, sublima y eleva el alma a un nivel espiritual que nos hace sentir la inmensidad de las cosas que no las vemos, pero las sentimos”.

Las lecciones de Buda, en especial el no apego a personas y cosas, le ayuda a soportar la lejanía de su país y le da libertad. “La música da vida a las personas sin esperanza; los músicos formamos una familia mundial, un Do es universal”, dice el joven.

Llegó a Quito el pasado 9 de enero. Hace poco lavó autos en una mecánica de Nayón, (de 8 am hasta las 5 pm). Ganaba USD 50 a la semana y USD 20 para alimentación.

“Los dueños eran muy buenos, muy humanos y comprendían nuestra difícil situación”, dice Gerardo, alto, optimista, seguro de que vendrán días mejores.

El contacto para venir a Quito: Yormán Cáceres, percusionista, toca batería y bongó, y trabaja de mensajero en una empresa. Con él comparte un pequeño departamento en la Avenida Real Audiencia.

Gerardo estuvo tres años en el Conservatorio Simón Bolívar, de Caracas. Perfeccionó el instrumento en la Academia Latinoamericana de Contrabajo. Félix Petit fue su gran maestro en Caracas. Siempre habla con él.

“Llamé al Maestro Diego Carneiro. Me explicó el proyecto de la Orquesta Joven del Ecuador, me encantó y ahora que estoy dentro sé que aportaré al grupo con mi contrabajo, porque sé que busca el bien común, el desarrollo individual y colectivo. Hoy me siento feliz en Quito, una ciudad hermosa, respiro más tranquilidad”.

Manta, un puerto en crecimiento

Rafael Arturo Rodríguez es abogado laboral por la Universidad Arturo Michelena, de Valencia, su ciudad, Estado de Carabobo, y administrador de empresas. Llegó con su familia al Puerto de Manta, Manabí, en 2015.

¿Por qué escogió Manta?, preguntamos a Rafael Arturo, padre del pequeño violinista Arturo Luis Rodríguez Colina. “Porque Manta es una ciudad en desarrollo muy grande para muchos emprendimientos”.

Pronto alquiló un local junto al SRI, en el centro de Manta, e instaló un centro de copias a color e impresiones, publicidad en afiches, etc. Le va bien. “Agradecemos a Dios porque estamos consolidados, tomando en cuenta que partimos de cero”.

Luisa Colina, su esposa, es médica obstetra y trabaja en el Hospital Delfina Torres de Concha de Esmeraldas.

Arturo Luis comenzó sus estudios musicales a los 4 años en un Núcleo de Valencia tocando la marimba o xilófono (percusión). Luego ingresó en el Sistema de Orquestas de Venezuela en El Trigal (2009). Pasó a tocar flauta traversa y luego violín en un Núcleo más avanzado y a una orquesta preinfantil, del mismo Núcleo (60 niños).

Cuando llegaron a Manta, Arturo Luis tenía 9 años y estaba en una orquesta juvenil B. Dejó la Escuela Latinoamericana de Violín, a la cual van talentos desde los 8 años. Ahora, recibe, una vez a la semana, clases por skype a cargo de Rosana Morales, su maestra en Venezuela.

Y se apresta, con gran interés, en ingresar a la Orquesta Joven del Ecuador. Para eso, viaja con su padre los viernes en la noche, recibe clases del Maestro Diego Carneiro, con los otros alumnos, los sábados y el domingo vuelven a Manta.

¿Es un sacrificio el viaje? “Qué va, los tiempos duros que hemos vivido en Venezuela nos convierten en guerreros de la vida”.

La Orquesta Joven del Ecuador

Han ofrecido más de 60 conciertos en diferentes escenarios, como en Hábitat III, Casa de la Música, Festival Internacional de Música Sacra 2017, así como en Brasil (con más de 11 conciertos en representación del país), realizaron un concierto pro paz en la frontera colombo-ecuatoriana y su próximo paso, que se convertirá en un hito dentro del país: ofrecerán conciertos en Naciones Unidas (24 de mayo en Ginebra), en la Semana de América Latina y el Caribe (29 de mayo en Francia, organizada por la Presidencia de Francia), y hará un intercambio cultural en Alemania con las orquestas Youth Symphonieorchestra of Schwerin y Kammerorchester Schloss Britz (Berlin-Neukölln).

Para lograr sus objetivos y recaudar fondos realizarán un concierto en Quito, dando inicio al intercambio cultural con Alemania, con la participación del Maestro Alemán Stefan R. Kelber como director invitado, Diego Carneiro como solista y la Orquesta Joven del Ecuador. El concierto será en Casa de la Música, el 7 de abril a las 19h30. El costo de las entradas es USD15, el cual apoyará a dar continuidad a este programa musical.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Somos un medio de comunicación independiente, fundado el 1 de septiembre de 2012.

Contáctanos

Quito: calle Ignacio San María y Juan González, Ed. Metrópoli 6 piso, of. 606.

Telf 02-2461075

Estados Unidos: 3007 Spring Garden Av. New Castle, PA, 16105.

Si quieres enviarnos noticias escríbenos a:

info@elecuatoriano.com.ec