El muro de los "debería" Destacado

05 Mar 2018
445 veces

Cada uno de nosotros tiene un conjunto de cualidades y limitaciones, está viviendo en un cierto entorno y relacionándose con determinadas personas.

Podríamos simplificar todo esto diciendo que así es nuestra realidad en estos momentos. Lo ideal es que podamos disfrutar de nuestra realidad presente, tal y como es en estos momentos.

Si fuéramos capaces de apreciarnos a nosotros mismos, a nuestro entorno y a nuestras relaciones, así como como son ahora, tendríamos asegurado el bienestar presente y nuestra disposición sería la mejor para desarrollar rápidamente todo nuestro potencial y para atraer a nuestras vidas todo lo que anhelamos.

Pero con frecuencia experimentamos una serie de exageradas expectativas, que se nos presentan en la forma de “deberías”. Son algo así como mandatos que normalmente no revisamos y que nos fijan metas casi siempre inalcanzables.

En general creemos que sí podemos cumplir con esos “deberías”, que podríamos alcanzar esas metas si hiciéramos un mayor esfuerzo, si tuviéramos un mayor compromiso, etc.

Pero cualquier meta, por sencilla que parezca, que no podemos alcanzar aunque lo intentamos una y otra vez, es en realidad una meta inalcanzable para nosotros tal como somos ahora. Es una pérdida de tiempo y de energía, insistir o redoblar esfuerzos sin revisar primero por qué nos cuesta tanto alcanzar determinados objetivos.

Este ejercicio consiste en hacer por escrito una lista de todos los “deberías” que podamos identificar. Podemos ir agregando más “deberías” a medida que los vayamos descubriendo más tarde o en días o semanas posteriores.

Probablemente la lista contenga “deberías” parecidos a los siguientes:

- Debería tener más ordenada y limpia mi casa.

- Debería hacer dieta y bajar de peso.

- Debería terminar tal o cual tarea postergada (en mi caso, ¡publicar esta guía!).

Estos serían “deberías” bastante comunes. Pero la lista también suele contener “deberías” mucho más dañinos, del tipo:

- Debería ser más inteligente.

- Debería ser más alto (o físicamente diferente de una manera imposible).

- Debería ser una estrella de rock.

Todos los “deberías” nos están señalando un supuesto error, algo que nos aleja de cierto ideal imaginario que no nos conviene seguir sosteniendo.

Podemos preguntarnos acerca del origen de estos “deberías”, pero esa información tal vez no nos ayude a liberarnos de ellos.

También podemos tratar superar los “deberías” intentando alcanzar los objetivos que llevan implícitos, utilizando técnicas como las afirmaciones positivas a la ley de atracción… pero paradójicamente estas herramientas no funcionan si las metas que nos fijamos son tan importantes para nosotros.

Estas técnicas funcionan sólo cuando íntimamente experimentamos desapego respecto del resultado, es decir, si podemos sentirnos plenamente felices aun en el caso de que nuestros deseos no se cumplan.

El verdadero desafío consiste en aprender a querernos ahora, con todos esos “deberías” aún pendientes, sin que hayamos podido cumplirlos.

El reto consiste en observar cada una de estas limitaciones que tanto nos molestan… y aun así experimentar una profunda emoción de amor por nosotros.

Es esa profunda y sanadora emoción de amor, estemos como estemos hoy, la que tanto estamos necesitando. Las objeciones arbitrarias que fija el ego, los “deberías”, son simplemente obstáculos o barreras para impedirnos experimentar amor incondicional por nosotros mismos.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Somos un medio de comunicación independiente, fundado el 1 de septiembre de 2012.

Contáctanos

Quito: calle Ignacio San María y Juan González, Ed. Metrópoli 6 piso, of. 606.

Telf 02-2461075

Estados Unidos: 3007 Spring Garden Av. New Castle, PA, 16105.

Si quieres enviarnos noticias escríbenos a:

info@elecuatoriano.com.ec